Los reinos Germanicos

Rey de la tribu germánica de los francos desde el año 768 hasta 814 se le considera el “Padre de Europa”.

Durante su reinado gran parte de Europa permaneció unida bajo un mismo gobierno.

Los francos se habían convertido al Cristianismo unos 200 años antes, y Carlomagno lanzó una serie de guerras santas para extender el Cristianismo fuera del ámbito franco.

En el año 778, Carlomagno se presenta al frente de un enorme ejército a las afueras de Saraqusta (actual Zaragoza, Aragón), ciudad de enorme importancia estratégica. Sin embargo decide levantar el sitio a la ciudad y cruzando los Pirineos la retaguardia de su ejército es atacado por los vascones y completamente aniquilada.

Diversos caballeros francos mueren en la batalla; entre ellos el famoso Roldán:

Hacia el año 1110, un monje normando escribe un poema llamado “La Chanson de Roland” contando la batalla. Éste la situa en el paso de Roncesvalles (Navarra).

Sin embargo, escavaciones arqueológicas parecen confirmar que en realidad la batalla se produjo en la ruta que sigue la calzada romana de Zaragoza al Bearn; en el valle de Echo.

También a partir del año 790, Carlomagno inicia una guerra santa contra la tribu nómada (de origen turco) de los Ávaros. Tras capturar sus fortalezas anillo (situadas en la actual Hungría), finalmente Carlomagno consigue destruir completamente a la nación ávara que desaparece asi de
la historia.

No obstante, la guerra santa mas salvaje y larga fue la que llevó a Carlomagno a luchar contra las tribus de los sajones.

Dicha guerra duró treinta años y al final Carlomagno consiguió convertir al Cristianismo a las tribus sajonas a base de fuego y sangre. Así por ejemplo en la denominada “Masacre de Verden”(Blutgericht von Verden) 4,500 jefes sajones fueron decapitados por seguir practicando su antigua religión.
Se cree que las cruzadas que luego se hicieron contra los musulmanes estuvieron inspiradas por esta guerra santa de Carlomagno contra los sajones.

Numerosos sajones huyeron hacia el norte, hacia Dinamarca, llevando horrendas historias de un rey cristiano que atacaba sin piedad. Así, el rey danés Godofredo mandó construír la muralla Danevirke con la intención de proteger a su reino de la amenaza de los cristianos.

Carlomagno tenía la sede de su reino en Aquisgrán (en alemán Aachen).

Del palacio real de Carlomagno no nos ha llegado nada mas que la Capilla Palatina.

Tras la muerte de Carlomagno su Imperio quedó dividido en tres. La parte mas oriental se convertiría en el año 962 en el Sacro Imperio Románico Germánico (Heiliges Römisches Reich) y durante casi mil años los emperadores serían coronados en Aachen como hizo en su día Carlomagno.

A pesar de su nombre el Sacro Imperio Románico Germánico era en realidad una enorme confederación de ciudades, naciones y tribus de diferentes etnias.

Finalmente en 1806, el Sacro Imperio Románico Germánico desaparecía de la historia cuando su último emperador Francisco II renunciaba al trono tras ser derrotado por las tropas de Napoleón.

Desde 1950 se otorgan los Premios Carlomagno (Internationaler Karlspreis zu Aachen) en el mes de mayo en la sala de coronación del ayuntamiento de Aachen, a la aportación mas valiosa a la construcción de una Europa unida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: